Tabla de Contenido

Teoría de las capas en primavera

Hasta luego frío. Bienvenidos a los días más largos, las temperaturas más suaves y chubascos dispersos: la primavera ya está aquí.

La estación de transición al verano supone todo un reto en términos de vestimenta ciclista. En el grueso de las regiones, llegar al equilibrio perfecto entre frío y calor; humedad y sequedad o agua y aridez no es una misión siempre sencilla. Necesitas un vestuario con una mayor adaptabilidad al clima.

En este sentido, y como en invierno, hay que aplicarse la teoría de las capas, pero de una manera más intensa que en las estaciones más frías del año. Evidentemente depende mucho de la zona dónde vivas, pero en primavera es habitual encontrarte con temperaturas frías a primera hora y otras mucho más suaves (o directamente calor) en la vuelta a casa. O incluso con lluvias pasajeras.

Para conseguir esta adaptabilidad en la aplicación de la teoría de las capas primaveral, existe una gama completa de prendas de ropa ciclista y accesorios en el catálogo ciclista de 365Rider.  Aquí va nuestra selección.

Chalecos

El gran básico de la primavera. Una prenda que nos permite aislar de manera óptima el frío y el viento del tronco, además de poder enrollar y guardarse en el bolsillo del maillot sin mayor dificultad para refrigerar el motor en los casos que sea necesario. Fundamental en los descensos, es junto a las camisetas interiores, el pilar básico en nuestra teoría de capas. Por descontado se trata de una pieza maestra para iniciar los descensos tras las ascensiones más exigentes.

Las principales marcas de ropa ciclista cuentan con chalecos en sus catálogos. Castelli cuenta con la gama Squadra Stretch o la Aria que son imprescindibles de la firma italiana en primavera. El Q36.5 Air Vest o el Giro Chrono Expert son opciones ultra solventes ante los rigores primaverales, al igual que el Sportful Hot Pack Easylight.

Prendas interiores

Las camisetas interiores son la base de la teoría de las capas. Es el primer contacto de nuestras prendas con la piel y actúan como aislamiento térmico y evaporador de la humedad, dos aspectos fundamentales para mantener la comodidad en nuestras salidas primaverales. Básicamente encontramos de dos tipos con mangas y sin ellas. Aquí ya depende de las necesidades de cada usuario.

 

Sin mangas

Si eres de los que suelen entrar en calor realmente rápido en primavera, una prenda interior sin mangas debe reinar en tu armario ciclista. La Castelli Pro Issue su hermana la Castelli  Core Seamless o la Q36.5 Base Layer zero Mesh son básicos para este perfil de usuario.

 

 

 

Con mangas

Si llevas manguitos suele ser la opción estrella. Cuando te desprendes de los manguitos evitas que el cuerpo se enfríe a través del flujo sanguíneo de los brazos expuestos al aire.

 

Así las cosas propuestas como la camiseta interior Giro Chrono Gris Oscuro, la Q36.5 Base Layer 2 o la Sportful BodyFit Pro BaseLayer colmarán las aspiraciones de los que buscan un punto mayor de calidez en primavera.

Culottes

El tren inferior también necesita su prenda de primavera. La gama de culottes en este sentido es amplía, pero encontramos algunos modelos algo más enfocados en los meses de abril y mayo. Son prendas que actúan como complementos de las perneras y que acoplan perfectamente con nuestras capas.

En este sentido, el Culote Q36.5 Salopette Wolf 2.0 es la opción top de aquellos que prefieren disfrutar de ese extra de calidez y una protección extra para la lluvia y las condiciones de mayor humedad.

Inevitablemente dos súper ventas de calidad contrastada y con un precio súper competitivo como son el Castelli Entrata y su ‘hermano’ el Competizione cumplirán de largo en las condiciones posteriores al invierno y previas al verano.

Calentadores de brazos, piernas y rodillas

¿Para qué queremos manguitos o perneras si tenemos maillot de manga corta y de manga larga? Volvemos a la teoría de las capas. Salir de casa con los calentadores puestos en las extremidades te va a permitir paliar y protegerte del fresco matinal y a medida que avance la jornada podrás ir desprendiéndote de estas prendas que te van a ayudar a que tus músculos entren en calor.

Además, todos sabemos que ahora es la época de las tiradas más largas y grandes escaladas, por lo que poder destaparte en las subidas y cubrirte en las bajadas convierten estas prendas en imprescindibles en nuestro ropero ciclista.

Manguitos

Protegen desde las muñecas al bíceps y sirven para mantener los brazos estancos y en la temperatura óptima. Prima la elasticidad y la ausencia de costuras que nos puedan generar molestas rozaduras. Encontramos modelos más potentes térmicamente como los Giro Thermal o los Sportful Thermodrytex y otros más ajustados a temperaturas suaves como los Q36.5 Sun & Air o los Compressport Arm Force Ultralight.

Perneras

Su función es idéntica a los manguitos, pero en el tren inferior. En este sentido, para primaveras destacan las rodilleras que abarcan desde la parte inferior del muslo a la mitad superior de la espinilla, de forma que una parte de la pierna queda expuesta, lo que permite refrigerar el motor. Castelli presenta los modelos Nano Flex 3G , Thermoflex 2 y las UPF 50+ Light que son tres opciones de gran calidad y comodidad. Las Q36.5 Sun & Air también son una opción de máximo nivel.

Guantes

Llega la hora de volver a sentir las manetas y nuestras palancas o botones de cambio. Se acabaron los aislamientos gruesos, tan necesarios en las frías mañanas otoñales. Ahora, buscamos esa cierta liviandad. Castelli, ¿quién si no? Nos presenta dos opciones que nos van a dar ese punto de calidez matinal y después nos van a permitir guardarlas sin apenas espacio.

Se trata de los Guantes Castelli Perfetto Light y los Lightness 2 siendo esta segunda opción aún menos abrigada que la primera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Instagram